Messi estrenó el Balón de Oro, Walter Benítez la rompió y PSG no sacó diferencia

Con Leo de titular, París Saint-Germain igualó 0-0 ante Niza, por la fecha 16 del certamen doméstico francés.

El París Saint-Germain empató 0-0 ante Niza en el Parque de los Príncipes, por la jornada 16 de la Ligue 1. Luego de obtener su séptimo Balón de Oro y tras haberse ausentado del entrenamiento del martes por un cuadro de gastroenteritis, Lionel Messi fue titular, pero no logró ser determinante ante un conjunto visitante que se compactó bien atrás. 

Con este resultado, los dirigidos por Mauricio Pochettino siguen como lideres del certamen doméstico francés con 40 puntos cosechados, mientras que el equipo del sur de Francia se coloca en la cuarta plaza con 27 unidades obtenidas. 

El primer tiempo del encuentro comenzó con cierta turbulencia para los parisinos. A pocos minutos del silbatazo inicial, Kasper Dolberg tuvo la primera chance del cotejo en una corrida de varios metros que ante la imposibilidad física de seguir decidió rematar desde lejos, pero Gianluigi Donnarumma se estiró y logró sacar la pelota para un costado.

A partír de ahí, el dueño de casa logró establecerse en el campo de juego, adelantó sus líneas y contó con variadas chances de anotar. La más clara de la primera mitad la tuvo Kylian Mbappé, quien desaprovechó un mano a mano ante Walter Benítez, de gran actuación esta noche en el Parque de los Príncipes. 

Ya en el complemento, el encuentro se tornó un poco menos dinámico. El conjunto de la capital francesa contó con reiteradas ocasiones de ponerse en ventaja desde los pies de Ángel Di María tras un remate desde lejos, pero que se fue desviado. Sin embargo, la más clara de la segunda mitad para los locales la volvió a tener Mbappé tras una gran asistencia en cortada de Lionel Messi, pero el velocista galo no supo convertir. 

No obstante, el killer danés Dolberg, tuvo nuevamente la chance más nítida de gol del cotejo: al minuto 57 la pelota le cayó en el área chica parisina, cabeceó, pero no le pudo dar la dirección exacta y la pelota impactó en el palo ante la atenta mirada de Donnarumma que no podía hacer nada al respecto.