Eriksen: en diciembre se define si puede volver al fútbol

El danés, que sufrió un infarto en la Euro, se someterá a estudios para saber si puede jugar en el Inter sin el desfibrilador implantado.

Pasaron cinco meses de un hecho que marcó un antes y un después en la vida de Christian Eriksen. Ese 12 de junio, en pleno partido de la Eurocopa entre su Dinamarca y Finlandia, el volante sufrió un paro cardíaco que conmocionó al mundo. La rápida intervención de los médicos, con la ayuda de los jugadores, le permitió seguir con vida. Sin embargo, su vuelta a las canchas todavía es una incógnita. Aunque según La Gazzetta dello Sport, en diciembre se someterá a estudios para determinar si puede jugar al fútbol de manera profesional.

El mes próximo, el jugador del Inter será sometido a una batería de tests para definir si está en condiciones físicas de retornar a la actividad sin el desfibrilador que le implantaron tras aquel paro cardíaco. En Italia hay reglas muy estrictas y las autoridades sanitarias no permiten que un futbolista ingrese a un campo de juego con un desfibrilador conectado en su cuerpo, como es el caso de Eriksen, al que le colocaron dicho aparato de control a modo de prevención.

Si los estudios dan bien, el danés podría sumarse en enero próximo al plantel del Inter. Pero en el caso de que el desfibrilador no pueda ser quitado, el club italiano piensa darle el pase (tiene contrato hasta mediados del 2024) y el jugador evalúa incorporarse al Ajax, club en el que ya jugó y obtuvo cinco títulos. ¿Por qué? Porque en los Países Bajos aceptan que un futbolista juegue con un desfibrilador.

Es por ese motivo que Eriksen estaría dispuesto a renunciar a los 7,5 millones de euros anuales de su contrato a cambio de poder irse con el pase en su poder. Cabe recordar que el Inter pagó 20 millones de dólares al Tottenham por el jugador en 2020.