España venció a Italia y es finalista de la Nations League

Por la primera semifinal, La Roja le ganó por 2-1 a La Nazionale, en el Estadio San Siro. Los dos goles para los de Luis Enrique los hizo Ferran Torres, mientras que el único tanto italiano fue de Lorenzo Pellegrini.

España venció a Italia por 2-1 en el estadio San Siro por la primera semifinal de la Nations League A, es el primer finalista. Los dos goles del combinado de Luis Enrique fueron de Ferran Torres, mientras que para los que dirige Roberto Mancini anotó Lorenzo Pellegrini. La Roja ahora se encuentra a la espera de lo que suceda mañana entre Bélgica y Francia. 

En los primeros minutos de la primera mitad, el conjunto italiano buscó presionar bien arriba en la salida española, y lograba interrumpir los excelsos y precisos circuitos de juego que habitualmente hay en el combinado ibérico. Tal era la presión asfixiante, que la primera jugada de peligro del cotejo fue tras una presión alta, que cayó en los pies de Federico Chiesa y este optó por rematar a distancia, y una gran respuesta de Unai Simon se lo negó.

Hasta ese momento, y en los siguientes minutos, La Azzurra era amplio dominador del duelo, pero a los 12 minutos, y luego de un gran envío de Mikel Oyarzabal, Ferran Torres anotó el primer tanto, que hizo tambalear a su rival.  

A partir del primer gol, España encontró aire y pudo, de a poco, salir con mayor comodidad de la presión rival. Sin embrago, el combinado de la bota continuó atacando y contaba con las mejores y más claras chances de gol. Hasta que todo se derrumbó: a los 40 minutos Bonucci fue expulsado por doble amarilla y todo se le hizo cuesta arriba. 

Un fiel reflejo de esta caída anímica y futbolística llegó cinco minutos después, cuando a los 45 minutos de la primera mitad nuevamente Ferran Torres aprovecho un exquisito centro, saltó más que todos, y agrandó la diferencia en el marcador.  

Ya en el complemento, La Furia tomó las riendas del cotejo y era amo y señor de la número cinco. Los futbolistas de Luis Enrique movían la pelota de un lado al otro, triangulaban y corrían a los espacios, mientras que sus rivales eran simples espectadores de lujo.

No obstante, y por esas cosas del fútbol, a los 82 minutos España quedó mal parado e Italia aprovechó. El incansable Federico Chiesa condujo el contragolpe letal con gran paciencia y generosidad, para tocar la pelota a un Lorenzo Pellegrini que estaba solo frente al arco y sin quien cuide de él, para empujarla y así achicar la distancia.