Insólito: Árbitro se arrodilla pidiendo disculpas tras grave error | VIDEO

Una ley de la ventaja no otorgada, dejó una de las imágenes mas curiosas en esta temporada del fútbol, con un árbitro pidiendo disculpas a los jugadores.

Una imagen que da la vuelta al mundo, y que es increíble pero real, cuando Nils Heer, árbitro central de un partido en la segunda división de Dinamarca, no dio la ley de la ventaja en una jugada comprometedora de ataque, lo que generó que pidiera disculpas de una forma muy particular.

Fredericia y el Vendsyssel se enfrentaban por la sexta fecha de la segunda división en Dinamarca, siendo e escenario en donde se produjo la jugada que rápidamente se volvió viral a través de las redes sociales.

El árbitro Nils Heer se convirtió en el protagonista de la acción más clara del partido al no aplicar la ley de ventaja durante un ataque del conjunto visitante que podría haber cambiado la historia del cotejo, o la finalización de la jugada, de no escucharse el silbato.

El árbitro Nils Heer, al darse cuenta que debía dejar que la acción continuara ya que el balón había quedado en poder del Fredericia, se arrodilló sobre el campo y se llevó las manos a la cabeza, ante la molestia de los perjudicados y las risas de los comentaristas que no podían entender lo que estaba sucediendo.

Fue en uno de esos prometedores avances cuando Andreas Sejr Lausen se interpuso en el despeje de un defensor y ganó la posesión. Después de un forcejeo, el delantero alcanzó a tocar el balón hacia el medio para Kristian Kirkegaard y éste la lanzó rápidamente hacia el sector izquierdo para la llegada de Samson Iyede.

Sin embargo, cuando éste último recibió, desde atrás se pudo escuchar un silbatazo. Las miradas acusadoras se voltearon rápidamente hacia el árbitro, que de manera automática se lanzó por unos instantes de rodillas hacia el césped, entendiendo que había cometido un error.

Al ver tal gesto de disculpas, los futbolistas perjudicados entendieron que se trató de un error y, pese a molestarse por lo sucedido, las quejas no trascendieron (algunos hasta se acercaron a consolarlo) y el partido continuó.