Con homenajes a Gerd Müller, el Bayern se quedó con al Supercopa Alemana ante Dortmund

El Bayern le rindió tributo a su ídolo que falleció el domingo. Luego la metieron Lewandowski, Thomas Müller y Marco Reus.

Por la Supercopa de Alemania se enfrentaron los dos equipos más grandes del país teutón: el Bayern Munich contra el Borussia Dortmund. Y en la previa del partidazo en el Signal Iduna Park, hubo un momento emotivo… Un homenaje para Gerd Müller, el máximo goleador de la Bundesliga, que falleció el domingo a los 75 años.

Antes del silbatazo inicial, ambos planteles se pararon en el círculo central y se hizo un minuto de silencio para el ex delantero que hizo 566 goles en 607 partidos en el Bayern y que sufría el Mal de Alzheimer desde hace algunos años. Además, Thomas Müller mostró una camiseta actual de los bávaros con el 9 en la espalda y Robert Lewandowski hizo lo mismo pero con una casaca de la década del 70 del punta. Todo terminó con un fuerte aplauso de los hinchas.

Casualidad o guiño del ídolo desde el Cielo por parte del ídolo, los dos primeros goles del Bayern en la final los hicieron quienes posaron las camisetas de Gerd. Sí, Lewandowski y Thomas Müller siguieron con los homenajes y clavaron dos golazos en la final contra el equipo Erling Haaland.

A los 40′ del primer tiempo apareció el polaco para romper con el empate. Alphonso Davies tocó con Serge Gnabry, que sacó un centro preciso que Robert mandó a guardar con un cabezazo letal. El punta tiene de hijo a su ex equipo: lo enfrentó 24 veces con la camiseta del Bayern Munich y le hizo 24 goles. Sí, porque además marcó el 3-1 tras un regalito de la defensa rival…

Ya en el segundo tiempo, el que se sumó al homenaje al Torpedo fue Thomas Müller. Que además de compartir apellido también lo emuló con un tanto bien de 9. En el arranque del complemento, Davis desbordó y tiró un centro por bajo para Lewandowski. Como el punta no estaba bien perfilado, tiró un taquito que desacomodó al arquero del Borussia y Müller definió sin problemas.

El Dortmund tampoco se quiso quedar afuera de los tributos para el campeón del mundo en 1974 y Marco Reus anotó una joyita para los de amarillo. El alemán sacó un remate impresionante desde la medialuna. Nada pudo hacer Neuer: la pelota se metió en un ángulo.