Paula Pareto anunció su retiro y expresaba: «Fui fiel a mis principios y dejé todo»

Paula Pareto, la judoca argentina, medalla de oro en Río de Janeiro 2016, cerró esta madrugada su carrera olímpica sin podio pero con diploma y un reconocimiento unánime de la comunidad deportiva. Disputo cuatro combates en Tokio 2020 y cayó con la portuguesa Catarina Costa en el repechaje por el bronce y cerró así su última actuación olímpica.

La «Peque» perdió por waza-ari con la portuguesa Catarina Costa, a quien abrazó y felicitó sobre el tatami del Centro Nippon Budokan, en un gesto de generosidad que postergó sus sentimientos por realizar su última intervención en los Juegos.

Al retirarse del espacio de lucha, la argentina se fundió en un sentido abrazo con su entrenadora Laura Matinel, soltó lágrimas de emoción y luego recibió el cálido saludo de las autoridades de la delegación argentina, entre ellas, el presidente del Comité Olímpico (COA), Gerardo Werthein.

La Peque Pareto, sometida por la japonesa Tonaki. Foto Jack GUEZ / AFP

Pareto, de 35 años, afrontó su última lucha en Tokio con una limitación física por el esguince de codo izquierdo que sufrió en la anterior derrota por ippon ante la japonesa Funa Tonaki, tercera del ranking mundial, en los cuartos de final de su división.

La «Peque», número 6 del ranking de la Federación Internacional de Judo (ITJ), quedó tendida en el suelo, se levantó con dificultad y se retiró del recinto con signos de dolor. «El problema es en el codo, necesito que me vea el médico», avisó a la televisión en un mensaje de incertidumbre sobre su futuro en la competencia.

Un rato después se confirmó que afrontaría su compromiso por el repechaje, pese a la lesión sufrida en la articulación del brazo. La argentina hizo el calentamiento previo con un vendaje pero finalmente se lo quitó en una nueva muestra del coraje que la distinguió durante su carrera.

La derrota con la portuguesa, octava del escalafón mundial, la dejó sin chances de medalla y con un diploma que ganó por segunda vez, como ocurrió en Londres 2012 cuando fue quinta.

Paula Pareto le puso punto final a su estadía en Tokio con una reñida pelea en el repechaje por buscar una medalla de bronce  y marcó así su adiós definitivo del deporte de élite

Fuente – Sitio Andino