Rugby | Preocupa el estudio en Inglaterra sobre las lesiones cerebrales en los jugadores

Un nuevo estudio que muestra que jugar al rugby de élite podría conducir a cambios en la estructura del cerebro y destaca la importancia de las medidas de seguridad que se están aplicando.

El Imperial College de Londres (Universidad Imperial de Londres) dio a conocer los resultados de un análisis sobre el deporte, el cual indica que su práctica podría provocar lesiones cerebrales. Un nuevo estudio muestra que jugar al rugby de élite podría conducir a cambios en la estructura del cerebro y destaca la importancia de las medidas de seguridad que se están aplicando.

La Rugby Football Union (RFU) que es la autoridad que regula la práctica del rugby masculino en Inglaterra y que junto a Premiership (conocida también como Premier League) invirtieron para darle solución a dicho problema.

Más de una quinta parte de los jugadores de élite que participaron en el estudio de biomarcadores Drake Rugby del Imperial College mostraron signos de anomalías en la materia blanca del cerebro.

El director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de Rugby, Damian Hopley, admitió que los hallazgos del informe «asustarán a ciertos jugadores».

La Rugby Football Union de Inglaterra anunció una serie de nuevas medidas para reducir el impacto en la cabeza y los riesgos de conmoción cerebral, uniendo fuerzas con Premiership Rugby para invertir casi £ 2.5 millones en evaluaciones cerebrales y cuidado de ex jugadores.

“Claramente será un titular que asustará a ciertos jugadores. Pero tenemos que tomar esto en la ronda de lo que está sucediendo actualmente, y asegurarnos de que estamos analizando todas las investigaciones disponibles y obteniendo respuestas informadas».

El Drake Rugby Biomarker Study investigó a 44 jugadores de rugby de élite entre julio de 2017 y septiembre de 2019. Los 41 jugadores masculinos y tres jugadoras se sometieron a resonancias magnéticas, y casi la mitad se sometió a una segunda exploración un año después.

Los resultados revelaron que el 23% de los analizados mostraban anomalías en las células cerebrales, más precisamente en los axones (prolongaciones de las neuronas), que causaban microhemorragias, sufrieran o no golpes en la cabeza durante el juego. y la investigación se llevó a cabo en colaboración con el University College London.

A estas anomalías de la sustancia blanca del cerebro, que permite las conexiones neuronales, se añaden asimismo «cambios anormales» en el volumen de esta sustancia. «Lo que no está claro por el momento es el impacto clínico a largo plazo de esos cambios. Son necesarias investigaciones suplementarias para comprender las consecuencias a largo plazo de las lesiones repetitivas en la cabeza a lo largo de una carrera en el rugby», detalló David Sharp, autor principal del estudio.

En diciembre de 2020, un grupo de exjugadores anunció su idea de pedir indemnizaciones por daños a World Rugby (Rugby Mundial) y las federaciones inglesa y galesa en los casos diagnosticados con problemas neurológicos.

Este grupo de exjugadores consideran que el origen de sus problemas en la actualidad se deben a los numerosos choques que sufrieron en entrenamientos o partidos durante su etapa profesional.

Fuente – ESPN Deportes

Deje un comentario