Alfio Basile durísimo: «En el Mundial 94 nos entregaron»

En una entrevista televisiva, Alfio Basile fue muy crudo al señalar que en el Mundial 94 al equipo argentino lo entregaron. «Salíamos campeones», aseguró.

La polémica de la Copa del Mundo de 1994 se extenderá de por vida. La imagen de la enfermera retirando a Diego Maradona del campo para llevarlo al control antidoping, cuyo resultado terminó siendo positivo, vivirá en las retinas de los que ese día estuvieron en el estadio o frente un televisor mirando el partido que Argentina le ganó a Nigeria 2-1. Fue el principio del fin para ese seleccionado que contaba con grandes figuras y había brillado en sus dos primeras presentaciones bajo la conducción técnica de Alfio Basile.

«En el Mundial 94 nos entregaron. Dijeron: ‘Afuera estos porque van a salir campeones otra vez’. Eso debe haber pensado Havelange», señaló el Coco en declaraciones al programa F90 de ESPN.

«A Diego lo tuvimos con el profe Echeverría seis meses antes del Mundial en un campo en Santa Rosa, La Pampa. Llegó al torneo con 74 kilos y en el 86 había arrancado con 75. Mirá cómo estaba. Cuando entró la señora (por la enfermera), dije acá hay algo raro», añadió el entrenador.

Por su parte, Oscar Ruggeri, integrante del plantel que jugó esa Copa del Mundo y panelista del programa, añadió: «Sabés que golpe fue lo de Diego para nosotros. Nos fuimos a concentrar unos meses antes, viajamos, teníamos un equipo bárbaro y ahí terminó todo. Era un equipazo, yo siempre lo digo. Maradona estaba cerca de aquel crack del 86, Caniggia volaba, Batistuta estaba imposible, Redondo, el Flaco Chamot. Todos estábamos bárbaro, pero pasó lo que pasó…».

Argentina llegó al Mundial de Estados Unidos de 1994 por la puerta de atrás, tras ganar el repechaje frente a Australia, al que fue convocado Diego Armando Maradona, después de la humillante derrota en las Eliminatorias tras sufrir una histórica goleada 5-0 por parte de Colombia en el estadio Monumental.

Pero con el regreso de Maradona, las cosas cambiaron. El astro, que venía de recuperarse tras estar suspendido por un doping jugando en Italia y había recalado en Sevilla, se puso en forma y brilló en el debut ante Grecia (4-0) y frente a Nigeria. Hasta que apareció la enfermera, el doping dio positivo en efedrina y Diego quedó al margen de certamen.

Entonces todo se derrumbó: Argentina cayó ante Bulgaria 2-0 y debió cruzar el país para enfrentar a Rumania en octavos de final. Y el poderoso equipo europeo no perdonó: se impuso 3-2 en un partidazo y terminó con el sueño de todo un país.