En el partido de los homenajes a Eriksen, Bélgica se lo dio vuelta a Dinamarca en la Eurocopa 2021

Con goles de Thorgan Hazard y De Bruyne, los Diablos Rojos revirtieron la historia del comienzo, vencieron 2-1 a Das Team en la segunda fecha y son únicos líderes del Grupo B.

En el partido de los homenajes a Christian Eriksen, que el sábado pasado asustó al mundo entero al caer desplomado en la cancha y ser reanimado con RCP, Bélgica se lo dio vuelta a Dinamarca, la derrotó 2-1 por la segunda jornada de la Eurocopa 2021y es única líder del Grupo B con puntaje ideal.

El combinado local, que antes del primer silbatazo recibió una camiseta belga firmada por todo el plantel en apoyo a Eriksen, tuvo una primera etapa inmejorable y a los dos minutos ya estaba arriba en el marcador: Yussuf Poulsen aprovechó un error en la salida de Jason Denayer y, con un remate cruzado y potente, firmó el 1-0 con dedicatoria para el volante de Inter.

Das Team pudo haber estirado la ventaja segundos más tarde con una doble chance de peligro que no pudo capitalizar Joakim Mæhle, quien quedó mano a mano con Thibaut Courtois, ni Martin Braithwaite en la continuidad de la jugada.

A los 10 minutos de juego, otra vez la emoción inundó cada uno de los rincones del Parken Stadion de Copenaghe. El árbitro Bjorn Kuipers frenó el partido y los 22 futbolistas dentro del terreno, además de todos los integrantes del banco y los hinchas, se dedicaron a aplaudir y mandarle fuerzas al mediocampista de 29 años, que aún sigue internado y deberá llevar un desfibrilador.

Pasada la media hora, Mikkel Damsgaard volvió a avisar para Dinamarca con un zurdazo sutil que se fue besando el palo derecho del arquero de Real Madrid. Con un buen semblante, los dueños de casa se marcharon al vestuario.

Para el complemento, el entrenador Roberto Martínez ajustó varias piezas, mandó a la cancha a Kevin De Bruyne y se acabó la ilusión danesa. A los nueve, Romelu Lukaku arrasó la banda derecha y encontró en el área al talentoso de Manchester City, que se sacó de encima a dos rivales con un control orientado y asistió a Thorgan Hazard para el 1-1.

Un cuarto de hora después, el propio De Bruyne le puso el broche de oro a una gran triangulación entre los hermanos Hazard (ya para ese momento había ingresado Eden) y Lukaku: recibió a orillas del área y, con un zurdazo explosivo, anotó el 2-1 que sería final, más allá del cabezazo al travesaño de Braithwaite y las embestidas por los laterales de Dinamarca.