Sin Cavani, Manchester United igualó con Milan por los octavos de final de la Europa League

Con gol de nuca de Diallo y otro agónico de Kjær, los Diablos Rojos, sin el delantero uruguayo por lesión, empataron 1-1 con el Rossonero y la serie quedó abierta. Tampoco estuvo Ibrahimovic en la visita.

Manchester United y Milan no lograron sacarse diferencias en la ida de los octavos de final de la Europa League y empataron 1-1 en Old Trafford. A los Diablos Rojos, que no contaron con la presencia por lesión del uruguayo Edinson Cavani, cuyo futuro parece estar cerca de Boca, se le escapó la victoria sobre el final.

De arranque, el Rossonero intentó inquietar la primera línea inglesa a base de escaladas por las bandas y pelotazos frontales. Así llegó el primer aviso, en los pies de Rafael Leão, quien quedó mano a mano y definió certero ante la salida de Dean Henderson. Más allá de su conquista, el árbitro la invalidó por una delgada posición adelantada.

Los locales respondieron rápido y marcaron el ritmo de lo que fue una primera etapa de ida y vuelta. Centro al filo del área, control orientado de Antony Martial y volea sin tanta dirección que logró controlar Gianluigi Donnarumma.

A los 10 minutos de la etapa inicial, otra vez Milan quebró el marcador y otra vez los jueces le ahogó la emoción. Franck Kessié recibió desde el lateral y sacó un potente derechazo que se clavó entre las redes. El futbolista marfileño lo gritó con alma y vid, pero, segundos más tarde, el VAR se lo anuló por una presunta mano. El segundo tanto que les arrebataron a los italianos en el amanecer del encuentro.

A la media hora, luego de un rato de fricción y pocas ideas, se dio otra llegada de los lombardos: Alexis Saelemaekers se adentró en el área, se sacó de encima a un rival y remató de zurda, pero su tiro se estrelló en los guantes de Henderson, quien a esa altura era el jugador más destacado de los británicos.

Sobre el cierre de la primera mitad, Harry Maguire desperdició una chance inmejorable para abrir el marcador e hizo que todos sus compañeros se agarraran la cabeza. Luego de un tiro de esquina local, la pelota cruzó toda el área chica y le quedó al defensor más caro de la historia de Manchester United, que, sobre la línea de meta y con el arco a su merced, no afinó bien la puntería y estrelló su remate al palo.

Para el complemento llegaron las emociones. Rápidamente, a los cuatro minutos, el elenco de las islas se puso arriba en la historia con el cabezazo poco ortodoxo de Amad Diallo, quien tras una asistencia de Bruno Fernandes impactó el esférico con la nuca y firmó el 1-0.

Acariciando el cuarto de hora, nuevamente Kessié tuvo el gol en sus pies, pero esta vez Henderson lo evitó con una gran estirada. El reloj corrió, Milan comenzó a dar más espacios y Manchester United buscó estirar la ventaja. Estuvo cerca a los 26, luego de una gran jugada colectiva que no pudo coronar Daniel James, quien se lo perdió con el arco libre.

Y cuando el partido parecía consumirse con la diferencia en favor de los Diablos Rojos, apareció la frente salvadora de Simon Kjær en tiempo de descuento para convertir el 1-1 que sería indeleble. Con este resultado, la serie quedó más que abierta para ambos equipos y se definirá el próximo jueves, desde las 17, en San Siro.