La International Board cambia la regla de las manos que anulan goles

El organismo que rige el mundo del fútbol ha realizado una serie de aclaraciones sobre uno de los asuntos más candentes.

Si hay algo que genera confusiones en el fútbol, es la cantidad de penales por mano que se fueron sancionando en los últimos años. Lejos del famoso «casual» o «no casual» de las viejas épocas, en el tiempo reciente aprendimos términos como «posición antinatural» u «amplificar el volumen».

Después de tantas polémicas y penales insólitos, la International Board, organismo internacional que elabora las leyes por las que se rige el fútbol en todo el mundo, actualizó algunas normas y explicó algunas otras. Todas las modificaciones entrarán en vigencia a partir del 1 de julio.

El cambio mas grande trata en las famosas manos involuntarias, que se cobran cuando una jugada de ataque termina en gol. Ahora solo será sancionable sólo si el infractor es el autor del gol. Si hay una mano involuntaria de un compañero en la acción previa, el gol podrá ser convalidado sin problemas.

Además, la IFAB aclaró que «no todo toque de mano/brazo de un jugador con el balón es sancionable», pero que «los árbitros deben seguir utilizando su criterio para determinar la validez de la posición de la mano/brazo en relación con el movimiento del jugador en esa situación específica».

Entre otras cosas, se aclaró qué aspectos deben ser considerados como falta por mano y son:

-Cuando un jugador toque deliberadamente el balón con la mano/el brazo, por ejemplo, moviendo la mano/el brazo hacia el balón.

-Cuando toque el balón con su mano/brazo cuando ha agrandado su cuerpo de forma no natural.

-Se considera que un jugador ha agrandado su cuerpo de forma antinatural cuando la posición de su mano/brazo no es consecuencia o puede justificarse por su movimiento corporal jugador para esa situación específica. Al tener su mano/brazo en dicha posición, el jugador corre el riesgo de que su mano/brazo sea golpeado por el balón y sea sancionado; o anota en la portería del adversario.