Triunfazo de los Gladiadores, con un pie en cuartos del Mundial de Handball

El seleccionado argentino venció 23-19 a Croacia, subcampeón europeo, y definirá ante Qatar la clasificación a esa instancia por primera vez en su historia.

En el duelo clave para las aspiraciones de los Gladiadores de alcanzar los cuartos de final del Mundial de Egipto, el seleccionado argentino de handball dio el golpe al ganarle a Croacia por 23-19 por la segunda fecha de las tres del Main Round que definen los dos equipos del Grupo 2 que clasificarán a la siguiente etapa. Sólo servía lograr la victoria más importante de la historia para el handball argentino para seguir soñando, y lo hicieron. Así, el lunes buscará sellar el pasaje ante Qatar, con la mirada puesta en lo que ocurra en los otros encuentros de la zona, que lidera Dinamarca.

Fue un arranque soñado, jugando con el manual de la defensa rígida, el contraataque eficaz, las manos mágicas del arquero Leo Maciel y la ambición por seguir adelante en el torneo. Los Gladiadores dejaron en blanco a Croacia, últimos subcampeones europeos, en los primeros 10 minutos de juego. Ese 5-0 inicial, incluso jugando con uno menos por una exclusión temporaria, marcó el rumbo del partido y de los ánimos.

Las expulsiones parciales se convirtieron en un condicionante y ayudaron a los croatas a ponerse en juego superada la primera mitad de ese período. Se llegaron a situar a un gol (6-7) sólo llegando a los 20, cuando los Gladiadores habían perdido intensidad y puntería en sus avances y sus adversarios la afilaron, incluyendo la concreción de los cuatro penales que tuvieron. Finalmente, la Argentina no volvió a tener una ventaja mayor a dos en esos primeros 30 minutos, que se cerraron igualados en 12.

En el segundo tiempo, Croacia pasó al frente por primera y única vez en el inicio, pero enseguida los Gladiadores se «enojaron» y en una ráfaga pasaron al frente 15-13. El juego se convirtió en un golpe por golpe. A los 8 minutos, el conjunto nacional perdió a Gonzalo Carou, que vio la tarjeta roja. Por entonces, se agrandaba además la figura de Ivan Pesic, que desde que tomó el lugar de Marin Sego entre los tres palos de los europeos hizo más chico el arco. No fue suficiente.

Maciel volvió a tener su momento con varias atajadas importantes (además de un gol de arco a arco) y Juan Bar sumó otra parada en un penal. Los croatas estuvieron casi 15 minutos sin marcar. Y el equipo albiceleste aprovechó esos minutos para ser efectivo y tomar una ventaja de 19-15. Y con el reloj apremiando, el ida y vuelta fue negocio para la Argentina, que puso alma y vida para sostener una victoria histórica.