Roland Garros | Federico Coria y un partido soñado para avanzar a 3ra ronda

El argentino logró su segundo triunfo en su primer Grand Slam tras derrotar a nada más y nada menos que al francés número 26 del mundo por 7-6, 4-6, 6-3 y 6-1. Espera al ganador de Bonzi-Sinner

El argentino Federico Coria sigue soñando despierto en Roland Garros y este miércoles dio el batacazo superando a Benoit Paire para avanzar a tercera ronda en su primer Grand Slam.

El rosarino, número 99 del mundo, ratificó su gran presente y derrotó en cuatro sets al francés, número 26 del ranking ATP en poco más de dos horas y media con parciales de 7-6, 4-6, 6-3 y 6-1.

El local tuvo un gran comienzo de primer set donde sacó una ventaja de 4-1, pero Coria se mantuvo firme y remontó la manga tras un disputado tie-break y se llevó el inicial. El segundo fue parejo pero sufrió un quiebre prematuro en su segundo servicio que no pudo lograr igualar y el francés se quedó con el 6-4. 

Los últimos dos sets, Coria fue contundente y efectivo en los break points con la devolución, donde ganó los seis que tuvo entre los dos parciales se adjudicó con gran ventaja por 6-3 y 61. 

Batacazo de Federico Coria, venció a Paire y avanzó a tercera ronda de Roland Garros

El argentino de 28 años logró el triunfo más importante de su carrera en su primer Major, superando por primera vez a un Top50. Además, superó a su hermano Guillermo Coria –finalista en 2004- con un mejor debut en Roland Garros, ya que 20 años atrás, en el 2000, el Mago jugaba por primera vez el Grand Slam y alcanzó la segunda ronda y Fede ya se metió en la tercera. 

Su próximo objetivo en el Abierto de Francia será conseguir la clasificación a octavos donde enfrentará al ganador del duelo entre el francés Benjamin Bonzi (2270) y el italiano Jannik Sinner (750) que jugarán en el último turno de este miércoles. 

Emocionado tras el partido expresó: «No lo puedo creer, es muy fuerte lo que estoy viviendo, es un sueño. Ganarle a un gran jugador con Paire que es 26 del ranking mundial. Estuve nervioso en el comienzo y luego me fui soltando y animando. Creí en mi y pude ganar la batalla mental que luego derivó en lo físico e impuse mi juego. No me imaginaba estar en tercera ronda, solo vi el cuadro de la primera, ahora ya ni lo miro».