El italiano Stefano Domenicalli, ex de Ferrari, será el director de Fórmula 1 en 2021

El ejecutivo italiano formó parte de la escudería Ferrari entre 1991 y 2014 y, ahora, desde 2021 se pondrá al frente de la Fórmula Uno Internacional. Para que esto ocurra, el que sale de ese lugar es el estadounidense Chase Corey.

El ejecutivo italiano Stefano Domenicalli, que formó parte de la escudería italiana Ferrari entre 1991 y 2014, dirigirá la Fórmula Uno a partir de 2021. El próximo año se convertirá en su presidente y consejero delegado, en lugar del estadounidense Chase Carey, que será presidente no ejecutivo.

La Fórmula Uno confirmó este viernes el fichaje que supone el retorno del dirigente italiano, partícipe en los años de hegemonía de la escudería Ferrari con el alemán Michael Schumacher (2000-04) y el título del finlandés Kimi Raikkonen (2007), de la que fue director deportivo a partir de 2002 y responsable de equipo de 2008 a 2014, cuando coincidió con el español Fernando Alonso.

Después de seis años en Audi y Lamborghini, Domenicalli será a partir de enero de 2021 el encargado de dirigir los destinos de la Fórmula Uno, campeonato propiedad del grupo empresarial estadounidense Liberty Media desde 2017.

El ejecutivo italiano se mostró «encantado» de regresar a la Fórmula Uno, un deporte que ha marcado su vida. «Nací en Imola y vivo en Monza, he estado conectado con el deporte y estoy encantado de encontrarme con los equipos, promotores, patrocinadores y todos los socios de la Fórmula Uno», declaró en la web del campeonato.

El presidente de Liberty Media, Greg Maffei, destacó que Domenicalli trae con su llegada «una gran historia de éxito en la Fórmula Uno y en la industria de la automoción».

Maffei agradeció el «fenomenal trabajo» de Chase Carey al frente del campeonato mundial de monoplazas, que bajo su trabajo se ha convertido en «una organización deportiva y comercial de primera clase».

«Sus acciones han reforzado la Fórmula Uno como la cima del deporte de motor, ha sido un gran socio y espero que continúe dando consejo como presidente no ejecutivo», agregó el presidente de la empresa propietaria de la Fórmula Uno.

Carey, por su parte, consideró «un honor» haber liderado la Fórmula Uno durante tres años, y destacó su «orgullo» por haber «navegado un 2020 particularmente retador» por la pandemia de coronavirus, que obligó a cancelar la primera mitad de la temporada y rediseñar el calendario con una burbuja sanitaria.

«Estoy seguro de que hemos construido bases sólidas para que el negocio crezca a largo plazo, ha sido una aventura que he disfrutado trabajando con los equipos, la Federación Internacional y nuestros socios. Espero seguir involucrado y apoyar a Stefano (Domenicalli) cuando tome el volante», finalizó el hasta ahora máximo responsable de la estrategia de la Fórmula Uno.