El Gobierno Nacional habilitó la vuelta del automovilísmo

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación presentó un protocolo para que la actividad pueda retomar su actividad, el cual fue aprobado por las autoridades nacionales. La medida se anunció a través de la Decisión Administrativa 1592/2020, publicada este sábado en el Boletín Oficial

Tras aprobar un protocolo sanitario específico para evitar una propagación del coronavirus por la reapertura de esta actividad, el Gobierno confirmó el regreso de las competencias automovilísticas en todo el territorio nacional. La medida se anunció a través de la Decisión Administrativa 1592/2020, publicada este sábado en el Boletín Oficial.

De esta manera, las autoridades nacionales exceptuaron del cumplimiento del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y de la prohibición de circular a las personas afectadas a esta práctica deportiva, que ya estaba volviendo a funcionar de forma gradual en la Ciudad de Buenos Aires.

No obstante, aclararon que las carreras deberán realizarse “conforme el protocolo aprobado” y en todos los casos “se deberá garantizar la organización de turnos, si correspondiere, y los modos de trabajo y de traslado que garanticen las medidas de distanciamiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19″.

Además, remarcaron que “los desplazamientos de las personas alcanzadas” por esta nueva habilitación “deberán limitarse al estricto cumplimiento” de esta actividad y “los o las titulares de los lugares” donde se lleven adelante las competencias tendrán que cumplir con las medidas sanitarias “establecidas por la jurisdicción para preservar la salud” de sus empleados y asegurarse de que los mismos puedan llegar a sus puestos laborales “sin la utilización del servicio público de transporte de pasajeros”.El regreso de las carreras será posible mediante la aplicación de un estricto protocolo sanitario.El regreso de las carreras será posible mediante la aplicación de un estricto protocolo sanitario.

Por otra parte, se estableció que los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires decidirán la forma en la que se reactivará el automovilismo en cada distrito y “podrán, incluso, determinar uno o más días para desarrollar dicha actividad, y limitar su duración con el fin de proteger la salud pública”.

Entre los considerandos, se remarcó que el Ministerio de Turismo y Deportes había solicitado el regreso de esta práctica y presentó las medidas de prevención necesarias para su desarrollo, por lo que correspondía autorizar las “competencias automovilísticas en el territorio nacional, en los establecimientos habilitados para tal fin, conforme los protocolos aprobados por la autoridad sanitaria nacional y bajo las condiciones que cada jurisdicción establezca de conformidad con la evolución de la situación epidemiológica”.

Este deporte ya había vuelto a funcionar en la Ciudad hace semanas, a través de la reapertura del autódromo Oscar y Juan Gálvez, ubicado en el barrio porteño de Villa Riachuelo, aunque durante la primera etapa se contemplaron solamente pruebas de pista, sin competencias.

Los primeros pilotos en volver a conducir fueron Guido Mogia, Esteban Fernández, Henry Martin, Pablo Otero, Diego Azar, Juan Manuel Damiani y Leandro Elizalde, quienes hicieron sentir el ruido de los motores de sus autos de Top Race, Súper TC2000,Turismo Pista y de la Copa Porsche.

A finales de julio pasado, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, había recorrido el lugar junto a Juan María Traverso, titular de la Asociación Argentina de Volantes (AAV), y Diego Mesa, integrante de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del ACA,con quienes definió los detalles para la reapertura de este establecimiento.

Según trascendió en su momento, el protocolo para las competencias, que ahora pueden volver a realizarse, contempla la descentralización de la zona de boxes, que será sólo para los integrantes esenciales de los equipos de competición, donde no podrán estar más de 5 personas por auto de carrera (piloto incluido). En el sector estará prohibida la permanencia de camiones, motorhomes y casillas, limitando el cupo a un vehículo por equipo, mientras que todo el despliegue del equipamiento se trasladará a un lugar distinto, más amplio, denominado “zona 1”, que es donde funcionaba un estacionamiento para el público.

Allí los equipos tendrán espacios delimitados y no podrán entremezclarse ni salir de esas burbujas individuales. Cada grupo deberá asegurar su alimentación a través de viandas, no permitiéndose el ingreso de delivery ni salir a diario para comprar insumos.