Preocupación por un caso positivo de Coronavirus en la »burbuja» de River

Uno de los entrenadores de arqueros se contagió y el plantel está completamente aislado hasta el lunes, cuando se realizarán los testeos PCR. ¿Qué pasó puertas adentro cuando surgió la mala noticia?

El plantel de River está completamente aislado en un hotel en Ezeiza por la aparición de un caso de coronavirus en la burbuja sanitaria, una cuestión que fue recibida con lógica incertidumbre puertas adentro. A la espera de los testeos del lunes hay preocupación en la delegación, que no podrá moverse de las habitaciones.

Adrián Olivieri, entrenador de arqueros, es quien empezó a tener algunos síntomas (fiebre, principalmente) y fue rápidamente apartado. A él únicamente se le realizó la prueba de PCR y el resultado fue el que ni el técnico Marcelo Gallardo ni nadie en el Millonario quería escuchar: positivo.

En principio, quienes mayor contacto tuvieron con el infectado son quienes se paran bajo los tres palos. Franco Armani, Germán Lux, Enrique Bologna y Franco Petroli son los cuatro que están allí y quienes mayor cantidad de tiempo compartieron con Olivieri en River Camp. Ezequiel Centurión, por su parte, aún no se reincorporó.

Coronavirus en River: cómo se vivió en la burbuja del plantel

Ni bien la noticia empezó a repartirse por las habitaciones, algunos lo tomaron con calma, mientras que en otros apareció el temor. Es que en este método de burbuja aumentan las posibilidades de que haya un contagio masivo, algo comparable a lo que ocurrió en diversas residencias de personas mayores pero con mucho menos riesgo, por supuesto.

El cuerpo técnico, a su vez, intentó buscar tranquilidad en la palabra de infectólogos y médicos allegados. La respuesta del otro lado fue contundente: si se cumplieron los protocolos a rajatabla, no debería haberse esparcido el coronavirus. De lo contrario, sí habría grandes posibilidades de ello.

Será cuestión de esperar hasta el lunes, a 72 horas del primer caso, para las pruebas. Lo cierto es que River, a 20 días del inicio de la Copa Libertadores, recibió un golpazo que con la mejor de las suertes le hará perder cuatro días de prácticas, pero si las cosas salen mal le complicará seriamente la preparación.