Iván Furios: “Pensaba que de Paraná no me iba a mover más”

A los 40 años y en su ciudad natal, Iván Alejandro Furios podía manejar perfectamente los tiempos entre el fútbol y sus emprendimientos personales. De la casita de fiestas (Monster World) que inauguró junto su familia, se iba a entrenar, en bicicleta, al club Atlético Paraná, y el resto del día lo destinaba a los negocios inmobiliarios, donde los alquileres y las ventas lo tenían siempre al pie del cañón.

«¿Qué más querés que te diga? Lo que si te puedo adelantar es que este es un regreso inesperado, pensaba que de Paraná no me iba a mover más».

Pero Olimpo le movió la estantería, no pudo dominar la tentación y aceptó el desafío de dejar todo para venirse a Bahía y cumplir su segundo ciclo en el aurinegro, esta vez con el equipo en el Federal A y el club prácticamente en bancarrota.

«Cuando me llamaron por primera vez, cuando el rumor ya se había hecho gigante, hablé con mi familia para que me ayude a tomar una decisión, aunque internamente pensaba: ‘Chau, me voy a Bahía’. A Olimpo no le podía decir que no», relató el «Pelado» con la buena predisposición de siempre.

Se fue de Olimpo en 2015, firmó contrato por dos temporadas con Patronato (entidad donde se formó futbolísticamente) y en el 2018 defendió los colores de Atlético, que un año antes había descendido de la B Nacional al Federal A.

«Cuando finalizó el vínculo con Patronato, me llamó Sergio Rondina para ir a Arsenal, pero ahí tomé la decisión de quedarme en Paraná. Me había acostumbrado mal a estar cerca y en permanente contacto con mis afectos y mis amigos», reconoció el «férreo» marcador central.

«Encima Atlético está a dos cuadras de mi casa, ¿qué más iba a pedir?«, agregó mientras ensayaba una sonrisa.

Deje un comentario